Redes

jueves, 26 de abril de 2018

Descubren el arte rupestre más antiguo del mundo, de 66 mil años de antigüedad


El descubrimiento confirma que los neandertales utilizaban mezclas de pigmentos sofisticadas y practicaban la ornamentación del cuerpo, incluso mucho antes que ello se haya podido documentar entre los primeros hombres modernos de África.
El arte rupestre más antiguo del mundo tiene más de 66.000 años de antigüedad, fue hecho por neandertales y se ha datado en tres cuevas de diferentes zonas de España, según un estudio que se publica hoy en Science.

Esto supone que las pinturas de las cuevas de Ardales (Málaga, sur), Maltravieso (Cáceres, oeste) y La Pasiega (Cantabria, norte) son entre 20.000 y 40.000 años más antiguas que representaciones ya conocidas, entre las que están las famosas de Altamira (Cantabria) o Lascaux (Francia).
Un estudio realizado por un equipo multidisciplinar de catorce expertos, del Instituto Max Planck (Alemania), el Centro Nacional para la Investigación Científica (Francia), las universidades británicas de Southampton y de Durham, además de la de Lisboa (Portugal) y las españolas de Alcalá, Barcelona, Isabel I (Burgos), y Cádiz.
Las nuevas dataciones de las cuevas de Ardales, Maltravieso y La Pasiega, que certifican una antigüedad hasta ahora insospechada para los orígenes de la actividad artística en el género humano, han sido posibles gracias al método de Uranio-Torio (U-Th), que mide el tiempo tomando como base la desintegración radiactiva del uranio de las costras de calcita asociadas a las pinturas.
En concreto, las conclusiones de la investigación determinan que una mano pintada en negativo en Maltravieso fue realizada al menos hace 66.700 años, y que una formación de calcita fue cubierta de pintura hace al menos 65.500 años en la gruta de Ardales. Además, revelan que un signo lineal con forma de escalera de la caverna de La Pasiega cuenta con cerca de 64.800 años.
Las muestras fueron procesadas por los investigadores Alistair Pike y Chris Standish, de la Universidad de Southampton, y Dirk Hoffmann, del Instituto Max Planck, quienes tomaron para sus mediciones unos pocos miligramos de depósitos de calcita existente bajo y sobre las pinturas, consistentes en distintos motivos en color rojo.
De forma simultánea, dos de los investigadores que participaron en ese estudio, publica junto a otros autores un segundo documento en Science Advances que ofrece una antigüedad de entre 115.000 y 120.000 años para el yacimiento de la cueva de los Aviones (Murcia).
Ahí se han encontrado conchas pintadas y perforadas que, en opinión de los especialistas, estarían vinculadas con decoraciones corporales empleadas por los neandertales (Homo neanderthalensis).
Un descubrimiento que, según el investigador de la Universidad de Barcelona Joao Zilhão confirma que “los neandertales utilizaban mezclas de pigmentos sofisticadas y practicaban la ornamentación del cuerpo, incluso mucho antes de que tales conductas se hayan podido documentar entre los primeros hombres modernos de África”.



Ambos artículos constituyen una relevante aportación al actual debate científico sobre el reconocimiento de las primeras capacidades simbólicas y artísticas de la humanidad, que hasta hace poco la mayoría de los expertos solo reconocían a nuestra especie: el Homo sapiens.
En declaraciones a Efe, uno de los autores del artículo, el profesor de la Universidad Isabel I de Burgos Marcos García, explicó que las fechas obtenidas en esta investigación “son anteriores al menos en 20.000 años a la llegada de los primeros humanos modernos a Europa y certifican su autoría por parte de grupos humanos neandertales”.
En los últimos años, varios descubrimientos ya venían proponiendo que algunos grupos humanos anteriores al Homo sapiens se decoraban el cuerpo con tonos ocres y abalorios y realizaban pequeños signos, principalmente líneas, sobre huesos y piedras.
Unas capacidades que, como comenta Marcos García, “tradicionalmente solo venían siendo atribuidas a las primeras poblaciones de humanos modernos surgidas en África hace 200.000 años y que llegaron a Europa hace unos 40.000”.
Marcos García considera ahora que las dos nuevas investigaciones dadas a conocer hoy en Science implican “un replanteamiento de los modelos vigentes sobre el origen del pensamiento simbólico y la expansión de las primeras capacidades artísticas de los humanos”.
No obstante, Joao Zilhão va aún más allá al mantener que “los neandertales en nada se diferenciaban, desde el punto de vista cognitivo y del pensamiento simbólico, de las primeras poblaciones africanas de hombres anatómicamente modernos”.
Y que “estas características definidoras de nuestra especie aparecieron en las etapas iniciales de la evolución humana, hace más de medio millón de años”.

La forma del cerebro de los neandertales pudo ser clave en su extinción

Los neandertales vivieron en Europa hace al menos 200.000 años.


Físicamente muy robustos, fueron capaces de sobrevivir a épocas tan duras como la edad de hielo pero sucumbieron con la llegada de una nueva especie procedente de África, el Homo sapiens.
La desaparición de los neandertales hace unos 40.000 años sigue siendo uno de los grandes misterios de la paleontología. Ahora, un estudio internacional concluye que las diferencias anatómicas entre el cerebro de estos hombres y de los primeros Homo sapiens podrían haber contribuido a su extinción.


Estos hombres, con avanzadas capacidades organizativas, simbólicas e intelectuales, formaban sociedades complejas, rendían culto a los muertos, cuidaban de sus enfermos, fabricaban medicamentos naturales y hasta creaban arte abstracto.
Físicamente muy robustos, fueron capaces de sobrevivir a épocas tan duras como la edad de hielo pero sucumbieron con la llegada de una nueva especie procedente de África, el Homo sapiens.
Hoy, un estudio publicado en Scientific Reports, liderado por científicos japoneses y en el que ha participado el investigador del Museo Nacional de Ciencias Naturales de España (MNCN) Markus Bastir y la boliviana Marcela Ponce de León, del Instituto Antropológico de la Universidad de Zúrich (Suiza), plantea que la forma del cerebro de los neandertales pudo influir en su desaparición como especie.
“Nos preguntamos qué pistas podría darnos la forma y tamaño del cerebro para aclarar esta cuestión y decidimos comparar la estructura cerebral de ambas especies”, comenta Bastir.
A partir de fósiles de neandertales y de Homo sapiens del Pleistoceno, los autores del estudio recrearon virtualmente los cráneos de ambas especies.
Paralelamente, usaron los datos de 1.185 resonancias magnéticas de voluntarios para modelar “un cerebro promedio del humano actual”, explica Ponce de León.
Con todos estos elementos, los investigadores emplearon la técnica ‘morphing’, que, en este caso, permitió reconstruir en tres dimensiones la forma probable del cerebro de un fósil a partir de datos de humanos actuales, una técnica “compleja y laboriosa pero bastante fiable”, afirma la científica boliviana.
Así, el cerebro virtual actual obtenido con las resonancias fue adaptado a las cavidades craneanas de los neandertales y los Homo sapiens primitivos, “lo que permitió visualizar su morfología y analizar las diferencias entre ambas especies”.
Al reconstruir esos cerebros, los autores vieron que el del Homo sapiens primitivo no era mayor que el de los neandertales, pero sí que ambos tenían formas significativamente distintas, como un cerebelo mucho más grande en el caso de los Homo sapiens, un detalle que pudo marcar una de las diferencias entre ambas especies.
Al menos en los hombres modernos, el cerebelo “es una parte muy importante del cerebro, la que regula capacidades cognitivas como la concentración, la comprensión y producción del lenguaje, la memoria o la flexibilidad cognitiva”, destaca la investigadora.
Para los autores del trabajo, esa diferencia morfológica entre los neandertales y nuestros ancestros sugiere que los Homo sapiens podrían haber disfrutado de mejores habilidades cognitivas y sociales,
atributos que les permitirían adaptarse más fácilmente a los cambios del entorno y que aumentarían sus posibilidades de supervivencia en comparación con los neandertales.

viernes, 30 de marzo de 2018

Así era la cara del hombre de Cromañón



Un equipo de investigadores franceses reproduce la cara de un Homo sapiens masculino que data de hace 28,000 años y que fue descubierto en 1868 en la cueva Eyzies.



Cada vez es más fácil recopilar información de alguna persona. Con pocos recursos, uno puede tratar de elaborar un árbol genealógico básico y, si invierte un poco, ir indagando más y más en sus raíces. Pero si a ello se le añade tecnología, inversión, conocimiento y años de estudio y preparación, al final se puede llegar hasta a reconstruir la cara de uno de nuestros antepasados: el hombre de cromañón.
Según un estudio llevada a cabo por el equipo de investigadores franceses liderados por el antropólogo Philippe Charlier, el hombre de Cro-Magnon 1 tenía una cara cubierta de bultos, incluyendo uno grande en su frente, probablemente tumores benignos causados por una enfermedad genética.
La investigación, publicada en la revista médica The Lancet este viernes, estudió los restos del Cro-Magnon 1, un Homo sapiens masculino que data de hace 28,000 años y que fue descubierto en 1868 en la cueva Eyzies en la región suroeste de Dordogne, en Francia.
Los científicos propusieron “propusimos un nuevo diagnóstico” para el homínido: “había sufrido un tipo de neurofibromatosis”, destacó Charlier a AFP. La neurofibromatosis es una enfermedad genética que puede causar la aparición de tumores benignos en el sistema nervioso y también manchas o áreas de pigmentación en la piel.


El cráneo del hombre de Cro-Magnon “tiene una lesión en la frente que corresponde a la presencia de un neurofibroma (un tumor benigno de la cubierta del nervio)” que erosionó el hueso, dijo Charlier. “Su canal auditivo izquierdo también estaba dañado, presumiblemente también por un tumor que había crecido”, agregó.
Gracias a este diagnóstico, los investigadores realizaron “una reconstrucción realista de la cara de este hombre de mediana edad, teniendo en cuenta su patología”.La reconstrucción forense visual muestra un rostro cubierto de tumores, incluido uno grande en la frente, y presenta más pequeños nódulos en toda su cara, en particular agrupados alrededor de la boca, la nariz y los ojos.

miércoles, 21 de marzo de 2018

Cruce entre denisovanos y humanos modernos: no una, sino dos veces



Un equipo de investigadores de la Universidad de Washington en Seattle (EE.UU.) ha empleado un nuevo método de análisis genómico para comparar genomas completos de poblaciones humanas modernas y de homínidos denisovanos y ha concluido que los primeros coexistieron y se cruzaron no solo con neandertales, sino también con esa otra especie de humanos antiguos, los misteriosos denisovanos.


Esto sugiere, según los responsables de este estudio publicado en Cell, una historia genética más diversa de lo que se creía hasta ahora.
Los expertos descubrieron “inesperadamente” dos episodios de cruce genético entre ambos, lo que “sugiere una historia genética más diversa de lo que pensaba anteriormente” entre humanos modernos y denisovanos (grupo de humanos arcaicos emparentados con los neandertales que pudo habitar el sur de Siberia durante milenios).
La profesora de la Universidad de Washington Sharon Browing explicó que ya sabían que los individuos de Papúa tiene una cantidad importante de ascendencia denisovana, aproximadamente el 5 %, que se encuentra también, aunque en un grado menor, en toda Asia y se suponía que se había producido por la inmigración.
Pero en este trabajo realizado con asiáticos orientales descubrieron que un segundo tipo de ascendencia denisovana que no existe ni en el sur de Asia ni en Papúa.
“Esa ascendencia denisovana entre los asiáticos orientales parece ser algo que adquirieron por sí mismos”, indicó la responsable del estudio.
Después de estudiar más de 5.600 secuencias completas de genoma de personas procedentes de Europa, Asia, América y Oceanía, los expertos los compararon con genoma denisovano y acabaron determinando que este último tiene una relación más estrecha con la población moderna del este asiático que con la de Papúa.
Todo lo que se sabe sobre la ascendencia denisovana es que procede de un conjunto de fósiles encontrados en el macizo de Altai (Siberia). El genoma de esos restos fue publicado en 2010 y otros investigadores identificaron partes de esa ascendencia en poblaciones actuales, en especial de Oceanía, este y sur de Asia.
La experta avanza la teoría de que, “quizás, los ancestros de las poblaciones de Oceanía se mezclaron con un grupo de denisovanos del sur, mientras que los antecesores de las pobladores del este de Asia lo hicieron con un grupo del norte”.
El equipo quiere estudiar otras poblaciones en todo el mundo, entre ellos nativos americanos y africanos, para ver si existen otras evidencias de mestizaje.
Browing indico que “hay señales de que la mezcla con humanos arcaicos se produjo en África, pero debido al clima cálido”, aún no se han hallado fósiles humanos de la época con el ADN suficiente para secuenciarlo.




Fuente: EFE

domingo, 18 de marzo de 2018

13 mil millones de años en 10 minutos


El documento audiovisual muestra en 22 millones de años por segundo lo enorme de la creación del Universo, y al mismo tiempo qué tan pequeños e insignificantes somos en él.


El YouTuber John D. Boswell, más conocido como “melodysheep”, es conocido por crear material relacionado a la ciencia, el arte y la música. Pero en su último proyecto, quiso ir más allá y decidió nada menos que resumir de una forma bastante explícita, los 13.800 millones de años que han transcurrido desde el Big Bang hasta la aparición del Homo Sapiens, en poco más de 10 minutos.
Así, el video llamado “Timelapse of the entire universe” nos muestra de primera mano y en un fantástico viaje por el tiempo, una relación matemática por la que cada fracción de segundo equivale a unos 958 mil años, o en cada segundo pasan 22 millones de años. En un momento podemos apreciar tanto la formación y expansión de las estrellas, así como el papel que desempañe la gravedad en cada proceso, llegando a la formación del Sol y el Sistema Solar donde se encuentra la Tierra, donde los humanos aparecemos sólo en la última fracción de segundo, revelando de alguna forma lo insignificante de la humanidad en términos cósmicos.
“Espero que este experimento te haga reflexionar sobre la gran cantidad de eras sin testigos que han pasado antes de que nos encontráramos, y la brevedad de nuestra existencia en comparación a ello”, describe en el video.
De acuerdo a Boswell, se basó en información entregada por NASA, Voyage of Time, Cosmic Voyage, Wonders of the Universe y muchos otros.



domingo, 4 de marzo de 2018

Facebook pide disculpas por censurar la imagen de la Venus de Willendorf por “pornográfica”



La polémica por la censura de imágenes con desnudos vuelve a Facebook. La usuaria italiana Laura Ghianda, que se define a sí misma como artivista y grafitera, denunció a finales de diciembre que los administradores de la red social habían censurado una publicación en su muro con la foto de la Venus de Willendorf, escultura paleolítica datada entre el 25.000 y el 28.000 a.c. La talla se encuentra en la actualidad en el Museo de Historia Natural de Viena en Austria y es vista por miles de personas cada día. La noticia se ha hecho viral ahora a partir de una información de The Art Newspaper. 

FUENTE: Diario El País

"Nuestra política de publicaciones no permite los desnudos pero tenemos una excepción con las estatuas. Por lo tanto, el post con la imagen de la Venus debería haber sido aprobado. Pedimos disculpas por el error y le hemos hecho saber al usuario que aprobamos su post", ha declarado un portavoz de Facebook a EL PAÍS. Facebook insiste en que el error se limitó esta publicación puesto que la imagen fue subida después al perfil de Ghianda y, en efecto, ahí sigue.
En un post escrito el 28 de diciembre de 2018, Ghianda aseguraba: “Estimados amigos internacionales, no os vais a creer lo que me está pasando. Facebook ha censurado la imagen que inserté en uno de mis post porque usé la “pornográfica” imagen de la Venus de Willendorf. Intenté apelar la decisión cuatro veces. Una estatua de hace 25.000 años tiene el poder de inquietar al equipo de control de Facebook”, contaba. La usuaria tiene en su perfil fotos que asegura son de las conversaciones con los gestores de las cuentas. La misma usuaria la colocó de perfil un día después y todavía aparece entre sus fotos subidas a la red. Este diario ha intentado contactar con ella sin éxito.
En 2017, en plena vorágine por el auge de las noticias falsas, Mark Zuckerberg anunció que el equipo de censores (trabajadores de Facebook que en todo el mundo juzgan la pertinencia de las publicaciones de más de 2.000 millones de usuarios y borran las que no son adecuadas a su política de uso) aumentaba de 4.500 a 7.500. En cualquier caso, la red social no ha hecho público qué criterios concretos sigue.
Facebook ya cerró la cuenta del artista hiperrealista Francisco Casas en Instagram por publicar desnudos hiperrealistas realizados a bolígrafo. A principios de febrero se inició en Francia un juicio contra Facebook, acusados en esta ocasión de cerrar la cuenta de un profesor francés que había subido en su perfil una imagen de El origen del mundo, el cuadro de Gustave Courbet. En este caso, la empresa dirigida por Zuckerberg intentó evitar el proceso judicial aduciendo que una empresa con sede en California solo estaba obligada a responder ante las autoridades de EE UU.


sábado, 27 de enero de 2018

El descubrimiento casual del Australopithecus afarensis


Las huellas más antiguas que se conocen del primer antepasado del hombre, el australopithecus afarensis, fueron descubiertas en Laetoli, Tanzania, en el transcurso de un partido informal de fútbol (con una boñiga de vaca como pelota), con el que se divertían los miembros de una expedición científica. 

Uno de los antropólogos cayó rodando por un terraplén y, paradójicamente a cuatro patas, se topó literalmente de narices con la prueba de que hace 4 millones de años el hombre andaba erguido.